Gobernadores salientes ¡O jalan o se ahorcan!

Álvaro Aragón Ayala 

La invitación de Andrés Manuel López Obrador al gobernador panista de Nayarit, Antonio Echevarría García, para que una vez terminado su mandato constitucional se integre al gabinete federal morenista sepultó el argumento de que el priista Quirino Ordaz Coppel será nombrado embajador de México en España “por su buen gobierno” y reforzó la teoría de que el gobernador de Sinaloa –y ahora el de Nayarit-, son propuestas que se inscriben en una jugada de alto calado del Presidente para desarticular la alianza Si Por México del PRI-PAN-PRD rumbo a las Sucesión Presidencial del 2024, obligando a los mandatarios a obedecer y a signar “pactos” forzados. 

Las dos invitaciones -de un plan presidencial que contempla la integración de más ex gobernadores priistas y panistas a la 4T-, no admite negativas. Los ofrecimientos se plantearon a casi un mes de que López Obrador sugirió a los gobiernos entrantes auditar a gobiernos salientes “sin ánimo de venganza”. Los diputados locales y federales de Morena han achacado actos de corrupción a los gobiernos del PAN en Nayarit y del PRI en Sinaloa. Bajo el exhorto presidencial de combate a la corrupción la invitación del presidente a que se sumen a su proyecto adquiere, ante una negativa, el rango de advertencia.

“Se deben hacer (las auditorías) sin afán de venganzas, sólo para informar a ciudadanía cómo entregan, cómo está la situación de la deuda, no sólo de la contratada con bancos, sino de la de proveedores, los sueldos, de todo un informe completo”, dijo y explicó que en caso de que las auditorías arrojen irregularidades, los gobiernos entrantes deben presentar denuncias ante la Fiscalía para que las autoridades correspondientes se encarguen de esto. 

El gobernador de Nayarit, Antonio Echeverría es hijo de Antonio Echevarría Domínguez quien llegó a gobernar Nayarit, de 1999 a 2005, tras ganar las elecciones encabezando la coalición electoral denominada Alianza para el Cambio integrada por los partidos PAN, PRD, PT y PRS. Su madre fue diputada por Nayarit y también candidata a gobernadora por el PAN en el 2011. Echevarría llegó al gobierno de Nayarit abanderando la alianza “Juntos por Ti”, compuesta por el Partido Acción Nacional, el Partido de la Revolución Democrática, el Partido del Trabajo y el Partido de la Revolución Socialista de Nayarit. El mandatario estatal y su familia son considerados iconos del panismo a nivel nacional. 

Quirino Ordaz Coppel es miembro del Grupo Atlacomulco que lidera Enrique Peña Nieto, Luis Videgaray y el actual gobernador del estado de México, Alfredo del Mazo Maza.  Aunque forjó su carrera universitaria y profesional fuera de Sinaloa –es egresado de la Universidad Autónoma del Estado México-, es originario de Mazatlán y regresó a Sinaloa bajo la protección de ese grupo político. Del 2001 al 2003 se desempeñó como delegado del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos en Sinaloa y de 2003 a 2004 pasó a ser tesorero del ayuntamiento de Mazatlán. En 2005 el gobernador de Sinaloa Jesús Aguilar Padilla lo nombró su secretario particular; en 2005 ascendió a la Subsecretaría de Administración y desde el 4 de febrero de 2009 hasta 2010 fungió como titular de la Secretaría de Administración y Finanzas de Sinaloa. ​ 

En 2015 Quirino Ordaz es postulado candidato del PVEM a diputado federal por el Distrito 8 de Sinaloa, siendo electo a la LXIII Legislatura que concluyó en 2018; se integró el grupo parlamentario del Verde Ecologista. En el 2016 se anunció su postulación como candidato de unidad del PRI a gobernador de Sinaloa para las elecciones. ​El 5 de junio de 2016 Quirino Ordaz ganó las elecciones en medio de un mar de irregularidades con el apoyo del gobernador Mario López Valdez y un amplio segmento de panistas que traicionaron a su candidato Martín Heredia. 

A los gobernadores que están por entregar sus mandatos, el presidente López Obrador los invitó a formar parte de su equipo de colaboradores cuando en Nayarit y Sinaloa haciendo eco a la sugerencia de practicar auditorías a quienes se van, los diputados locales y federales de Morena le pisan los talones al panista Antonio Echeverría y al priista Quirino Ordaz Coppel.  

La jugada del Andrés Manuel López Obrador es considerada estratégica para el desmantelamiento, desde la raíz, de la alianza Si por México, integrada por el PRI-PAN-PRD, cuyos dirigentes, acuerpados por la clase empresarial del país y alineada a los designios de la COPARMEX, pusieron en marcha una serie de estrategias para “destronar” al presidente de la República e ir por la conquista del poder federal en el 2024. Los líderes del PRI-PAN-PRD refrendaron el plan para ir juntos rumbo a la Sucesión Presidencial. López Obrador considera esta alianza como nefasta, neoliberal y conservadora. 

En los más altos niveles del PAN y del PRI es probable que se fragüe la expulsión de sus filas de los aún mandatarios de Nayarit, Antonio Echeverría, y de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, por prestarse al juego del gobierno de López Obrador bajo la tesis de “o jalan o se ahorcan” y que tiene como primer propósito borrar del mapa electoral a ambas fuerzas políticas, cuyas plataformas, programas de acción e ideologías no comulgan con los postulados de la Cuarta Transformación  

La expulsión sería por alta traición al PAN y al PRI….