Variante Delta sigue evolucionando y mutando: OMS

Melisa Carrillo

El mundo atraviesa un periodo muy peligroso de la pandemia debido a la propagación de la variante Delta de covid-19, advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Durante su conferencia de prensa bisemanal en Ginebra, el director general del organismo, Tedros Adhanom Gebreyesus, alertó sobre el poder de transmisión de la variante, que ya está presente en 98 países y cuenta con un índice de contagio superior en un 60% al virus original.

“Delta es peligrosa, y sigue evolucionando y mutando, lo que requiere una evaluación constante y un ajuste cuidadoso de la respuesta de salud pública”, señaló y reiteró que “ningún país está fuera de peligro todavía”.

Tedros lamentó que en los países con baja cobertura de vacunación contra el covid-19 los hospitales han vuelto a desbordarse, y aunque ahora se están compartiendo algunas vacunas, es “solo un goteo” y las variantes lo superan.

“En aquellos países cuyos hospitales se están llenando, necesitan vacunas y otras herramientas de salud ahora mismo”, subrayó.

La directora científica de la OMS, Soumya Swaminathan, resaltó la importancia de que se apliquen las segundas dosis de las vacunas en el tiempo recomendado, ya que la pauta completa de vacunación ofrece el mayor grado de proyección ante la presencia de variantes más contagiosas.

Por su parte, Maria Van Kerkhove, quien lidera la respuesta al covid-19, recordó que el virus ha estado evolucionando desde que apareció por primera vez y que actualmente los expertos están rastreando “linajes” de la variante Delta, por lo que instó a los países a expandir sus esfuerzos de secuenciación genómica.

“Las variantes de preocupación que estamos rastreando actualmente son cuatro: Alpha, Beta, Gama y Delta. Seguirán evolucionando: habrá más mutaciones, se detectarán más variantes, y algunas de ellas serán variantes preocupantes”, dijo.

Tedros destacó que hay dos formas en que los países pueden hacer frente al surgimiento de nuevas olas y aumentos de casos: mantener las medidas sociales y de salud pública y compartiendo equitativamente los equipos de protección, el oxígeno, las pruebas, los tratamientos y las vacunas.

“He instado a los líderes de todo a mundo a trabajar juntos para garantizar que, para esta época del próximo año, el 70% de todas las personas en todos los países estén vacunadas. Es la mejor manera de frenar la pandemia, salvar vidas, impulsar una recuperación económica verdaderamente mundial y, de paso, evitar que otras variantes peligrosas tomen la delantera”, comentó.

“Es un desafío, pero sabemos que es posible, porque ya se han distribuido 3 mil millones de vacunas. Está dentro del poder colectivo de unos pocos países intensificar y garantizar que las vacunas se compartan, la fabricación aumente y que los fondos estén en lugares para comprar las herramientas necesarias”, insistió.

Publicado en Proceso