Ruelas y la estrategia del “calentamiento”

Aunque todos los generales priistas de Sinaloa están plenamente conscientes de la derrota electoral y que no pueden remar contracorriente contra el triunfo de Morena-PAS ganado en las urnas, hay quienes, hipnotizados aún por el fracasado candidato del PRI-PAN-PRD, Mario Zamora Gastélum o por la amargura de la derrota, “calientan la plaza” fabricando falsos “operativos criminales” para adoctrinar a la sociedad y hacerle creer que los comicios del 6 de junio fue una narco-elección.  

Es el caso de Ana Luz Ruelas Mojardín, jubilada de la Universidad Autónoma de Sinaloa, quien quedó “pegada” a los shows mediáticos construidos en los días previos a la elección para socavar el plan electoral del candidato de Morena-PAS, Rubén Rocha Moya y su principal aliado Héctor Melesio Cuén, dirigente estatal del Partido Sinaloense. 

Tanto repite Ruelas Mojardín sus propias mentiras que termina por creerlas. Y bajo la orientación de esa falacia corea imaginarios o predica nuevas tonterías. A Ruelas no le gusta nada la política de “abrazos no balazos” y con la sombra de sus dudas, convertidas en sus “certezas”, da de topes contra los propios dirigentes del PRI que aceptan con civilidad la derrota electoral y conminan a darle vuelta a la página por el bien de Sinaloa y del país.  

Por consigna de Mario Zamora, al que entregó su alma en el pasado proceso electoral, la señora insiste en criminalizar y narcotizar la elección del 6 de junio, en la línea de intentar crear un clima recelo social, inseguridad e inestabilidad.  

La elección de Morena-PAS fue tan contundente que retorció el “pensamiento” de la crítica de futuro gobernador que recurre, para refrendar sus locuras, al hipotético “círculo de inteligencia” mexicano y estadounidense, esas secuelas poselectorales y opiniones divulgadas por los consultores priistas-panistas chafas que derrumbaron la campaña y la candidatura de Mario Zamora. 

Se pega y usa las versiones construidas por las dirigencias nacionales del PRI-PAN-PRD que pretenden desacreditar la elección de Sinaloa y de otros estados en donde el pueblo, el 6 de junio, los mandó a freír espárragos. 

Ana Luz Ruelas respira por la herida y ataca sin argumentos probatorios a Rubén Rocha Moya buscando “manchar” la elección como parte de un proyecto con el cual se pretende generar desestabilización y miedo en Sinaloa y a lo largo del país rumbo a las elecciones del 2024 en las que el PRI y sus aliados, ahora, sembrando el terror político, intentarán ganar los comicios y arrebatarle a Morena la Presidencia, el control del Senado de la República y de la Cámara de Diputados. En el cabús de ese tren se montó la jubilada uaseña. 

Alaba Ruelas Mojardín la decisión de Mario Zamora de impugnar la elección con una “demanda chusca”, ridícula y grotesca, carente de fundamento jurídico-electoral, con cuyo contenido o relatoría no congenian ni siguiera la dirigencia estatal del PRI ni sus consejeros que hacen llamados ya a que se le de vuelta a la página. 

La querella está condenada al fracaso porque carece de nutrientes legales. Está muy raquítica. No hay pruebas de la coacción del voto a favor de candidato o los candidatos de Morena-PAS y si los hay en relación al andamiaje electoral gubernamental y “mafioso” que operó a favor de Mario Zamora Gastélum.  

En la defensa de Mario Zamora la jubilada mete al director de la CIA, Willian J. Burns y concede “credibilidad” a una información imaginaria atribuida al Centro Nacional de Inteligencia, aunque después reconoce que “es difícil admitir que el propio gobierno incrimine a uno de los suyos”. La falsa relatoría de Ruelas en torno a las elecciones de Sinaloa y la intentona falaz por criminalizarla termina con una mafufada que raya en la locura: 

“El Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos cuenta con satélite espía, globos aerostáticos, drones no tripulados, torres de observación fijas y móviles, sensores y cámaras para grabar, detectar sonidos, cuerpos humanos, movimientos de autos y de personas en cualquier rincón de la geografía mundial, superando al Digital Globe. Tiene capacidad para avivar la madriguera de un conejo…”. La narrativa da cuenta del “churro periodístico”. Dirían en Sinaloa, a la Ruelas se le “botó la catota”. 

La realidad que se niega reconocer Ana Luz Ruelas se encuentra en las oficinas del Comité Estatal del PRI, ahí donde la presidenta Cinthia Valenzuela Langarica y su secretario general, diputado Sergio Jacobo Gutiérrez y la diputada local Gloria Himelda Félix, con civilidad política reconocen la derrota. Ahí, donde Mario Zamora ni siguiera se tomó la molestia de avisarles de que impugnaría la elección. 

Jorge Abel López Sánchez, ex Senador de la República y Consejero Estatal del PRI, fue más contundente

“Sin conocer el documento y cuerpo de la impugnación considero, sin embargo, que el resultado en el número de votos no está en cuestionamiento y que para nada se puede y se debe desmerecer y deslegitimar el resultado que los ciudadanos sinaloenses emitieron en favor de los distintos candidatos al gobierno del Estado. 

Mario Zamora en ningún momento ha cuestionado y deslegitimado el resultado y triunfo de Rubén Rocha Moya, el mismo domingo 6 de junio reconoció públicamente que los resultados NO le fueron favorables. 

Por ello considero importante reconocer la voluntad que aproximadamente un 50% de ciudadanos inscritos en el padrón electoral de Sinaloa participaron y emitieron en la decisión de quién fuera nuestro gobernador del Estado. 

Ahora nos corresponde tomar decisiones inteligentes, en conjunto para construir el mejor proyecto que ayude a todos los sectores sociales y productivos del Estado. 

El Senador Mario Zamora, con su juventud, capacidad, experiencia y preparación sin duda seguirá trabajando, como ya lo ha establecido claramente desde el Senado de la República para que a Sinaloa le vaya cada día mejor. 

Rubén Rocha Moya, con su sensibilidad social y política, experiencia, conocimiento, gran preparación, humildad, sin duda deberá trabajar para cumplir las expectativas que ha despertado en miles de familias sinaloenses que le depositaron su confianza para que sea el Gobernador de todos los sinaloenses. 

Sinaloa nos necesita a todos, trabajemos con visión de futuro para que se construya un estado con mayor prosperidad, tranquilidad y éxito”. 

Ana Luz Ruelas está fuera de la realidad política y pretende retorcer el presente con imaginarios, falsos sucesos y Fake News construidos y difundidos para pretender horadar la credibilidad y la imagen del gobernador electo Rubén Rocha Moya.  

Santamaría y los sinaloenses con carro 

Arturo Santamaría Gómez, novelero y crítico de la Cuarta Transformación, seguidor del derrotado Mario Zamora Gastélum, otrora candidato del PRI-PAN-PRD, anda que no lo caliente la temperatura extrema de Mazatlán porque un amplio segmento de la sociedad sinaloense ya no anda a pie o en bicicleta, sino en autos de lujo.  

En sus desvaríos el hijo putativo del ex gobernador Juan S. Millán –al que le escribió un libro-, y que vive como magnate en el puerto, está enojado porque esos sinaloenses participaron en las caravanas de apoyo a Morena-PAS, lo que indica, aunque no le guste, que éstos partido tiene una alta influencia y penetración entre las clases medias de Sinaloa.   

Santamaría reconoce que cobardemente ha mentido achacándole una serie de infundios (por más de 15 años) al dirigente estatal del PAS, al quien “le ha hecho lo que el viento a Juárez”, pues ni el sombrero le tumbó, ya que entre más le inventa “fregaderas”, más crece Héctor Melesio Cuén Ojeda.