Con la “jubilación dinámica” en riesgo, Ruelas llama “parias” a los universitarios

 

El boquete financiero provocado a la UAS por Ana Luz Ruelas, Arturo Santamaría y Ernesto Hernández Norzagaray que participaron en un complot para tronar el Fideicomiso Pro-Jubilación Dinámica, es de mil 500 millones de pesos, gasto que impide aumentar salarios de trabajadores académicos y administrativos y otorgar más Tiempos Completos.

… 

Soy universitario y mi familia la integran universitarios, algunos ya jubilados. Nací en la Universidad Autónoma de Sinaloa, por eso no me sorprende los ataques y el proceso de linchamiento y criminalización electoral y política que se desarrolla en contra de mi Alma Mater. 

No me asombra que una de las personas “habilitadas” para pujar electoralmente contra la UAS y sus autoridades y contra los ex rectores Rubén Rocha Moya y Héctor Melesio Cuén Ojeda sea la jubilada Ana Luz Ruelas Mojardín.  

Claramente se nota que atrás de Ruelas está su esposo Guillermo Ibarra Escobar y Mario Zamora Gastélum, candidato del PRI-PAN-PRD al gobierno de Sinaloa.  

No es Ruelas la voz certificada para describir, a su modo, los problemas que vive la UAS, porque ella es parte de la generación de esos problemas, ella, su marido, y los jubilados Arturo Santamaría Gómez y Ernesto Hernández Norzagaray y otro grupito de jubilados. Solo leyendo este artículo completo la sociedad se dará cuenta en dónde radican los problemas de nuestra Casa Rosalina. 

Obrador, Rocha, Cuén y la UAS 

Como dijo el trabajador del rastro que destazaba la res: “vayamos por partes”. Es interesante ver la óptica con la abordan la agenda de la UAS y otras Universidades los periodistas Leonel Sánchez Solís, Antonio Quevedo Susunaga, Héctor Muñoz, y Jorge Luis Téllez y el profesionalismo con que se escribe en Proyecto 3 sobre la autonomía universitaria. 

El artículo “Engañoso rescate electorero de la Universidad” (leer por favor) arroja luz sobre el discurso tramposo que se viene utilizando para confundir, dividir y generar choques entre la comunidad universitaria.  

La arenga petardista alienta a grupos y políticos a que atenten contra la autonomía de la UAS: paradójicamente, quienes más incitan las agresiones externas son los jubilados Ruelas Mojardín, Santamaría y Norzagaray, que bajo mi apreciación son unos malagradecidos.     

El pago mensual a los detractores 

Como sucedió en el 2020, al cierre del 2021 y el año 2022 la UAS no tendrá recursos para pagar la “jubilación dinámica” y es probable que tenga otra vez problemas para cubrir las últimas dos quincenas de diciembre. Podríamos decir que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador fue generoso al cierre del ciclo 2020 otorgando un apoyo económico para cubrir las necesidades de nuestra Casa Rosalina ese fin de año.  

Si nos damos cuenta necesitamos entonces un gobernador amigo de la UAS y de la Educación Pública Superior y encariñado con los kínder, primarias, secundarias y preparatorias públicas. Un gobernador que enlace a la Universidad con Palacio Nacional, que no riña con el presidente Andrés Manuel López Obrador. Necesitamos el apoyo de Palacio Nacional.  

Recordemos que, en diciembre del 2020, los universitarios en activo nos solidarizamos con los jubilados prescindiendo de algunos apoyos para que la UAS pudiera completar la cantidad para cubrir la jubilación dinámica, la cual incluía los aguinaldos de 5 mil ex empleados universitarios.   

Todos los universitarios sabemos que la jubilación dinámica es el pago promedio de los salarios de los dos últimos años de trabajo y la entrega de otros apoyos como vacaciones y aguinaldos. Todo jubilado de nuestra Alma Mater gana un sueldo y prestaciones como si fuera un trabajador en activo. Aparte recibe su pensión del IMSS. 

Ana Luz Ruelas Mojardín tiene asignada una jubilación dinámica superior a los 44 mil pesos mensuales. Su aguinaldo del 2020 superó los 81 mil pesos.  

Arturo Santamaría cobra una jubilación mensual de cerca de 40 mil pesos. 

Ernesto Hernández Norzagaray recibe una pensión superior a los 40 mil pesos mensuales. 

El boquete financiero de la UAS 

La suma total del pago de la Jubilación Dinámica a 5 mil retirados le cuesta a la UAS mil 500 millones de pesos. Lo alarmante es que el gobierno federal no otorga presupuesto para el pago de esa prestación y canceló los programas para el rescate estructural de las Universidades, de donde salían recursos para cubrir las jubilaciones y pensiones de todas las Universidades Públicas Estatales. 

Hagamos memoria y recordemos también que al  cierre del 2020, el gobierno federal negó el apoyo para el pago de esa prestación, pero gracias a la gestoría del Rector Juan Eulogio Guerra Liera, con el apoyo del Senador de Morena, Rubén Rocha Moya, legisladores de Morena de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados y del dirigente del PAS, Héctor Melesio Cuén, con sus contactos en México, se lograron obtener recursos adicionales para pagar las dos últimas quincenas y los aguinaldos de los trabajadores en activo y la jubilación dinámica. 

Sandra Luz Ruelas, Arturo Santamaría y Ernesto Hernández Norzagaray y otros 4 mil 997 retirados estuvieron “a un pelito” de quedarse sin el pago de la jubilación dinámica, pero no por culpa del Rector Juan Eulogio, Rocha Moya o de Cuén Ojeda. 

Los culpables de la crisis que vive la UAS son quienes “tronaron” el Fideicomiso Pro-Jubilación Dinámica, pero esa historia se las contaré en el último párrafo de la nota.

Rocha y Cuén, difamados  

El sábado 27 de marzo, Ruelas Mojardín amaneció puntillosa, con ganas para mentir. 

La realidad: el presidente Andrés Manuel López Obrador orientó a las instancias federales -SEP, SHyCP, etc., para que ayuden a modificar los sistemas de “jubilaciones dinámicas” en todas las Universidades Públicas Estatales porque sus montos quiebran sus finanzas. 

Si quieren apoyo-dijo el presidente- que creen sus Fondos o Fideicomisos Pro-jubilaciones, con aportaciones de los universitarios en activo y jubilados y de los gobiernos de los estados para poder que la federación ponga su parte: se trata de un Fideicomiso Universitario, con recursos de los universitarios, que contaría con el respaldo de los gobiernos estatales y del Presidente Obrador.  

El presidente no nos niega el apoyo, pero nos convoca a los universitarios a que seamos solidarios con nuestra propia Casa de Estudios. No veo nada malo en esa posición. 

Las mentiras de Ruelas: 

Con muchas ganas de echar mentiras, dice la Ruelas que en la Universidad existe en una concertación “cuasi delincuencial” para mantener a docentes universitarios en la explotación y la ignominia… 

Dice que “un grupo de profesores trabaja como parias…”. 

Dice que se violan los derechos los derechos laborales de quienes forman a las nuevas generaciones… 

Da cifras torcidas o adulteras de docentes frente al aula y de tiempos completos y dice que se les paga salarios paupérrimos (a ella se le pagaba como trabajadora en activo más de 40 mil pesos y gozaba de otras prerrogativas)  

No me extraña que Ruelas Mojardín no toque a fondo el tema de la “jubilación dinámica” que es donde radica realmente el problema, provocado por ellos, Ruelas, Santamaría y Norzagaray. El pago de esa prestación estaba garantizada por 20 o 25 años gracias a un Fideicomiso-Pro Jubilación creado durante la administración Rectoral de Héctor Melesio Cuén Ojeda, el cual Ruelas, Santamaría y Norzagaray y se encargaron de reventar.   

La UAS ahora tiene que seguir tomando recursos de dónde pueda para pagar las jubilaciones. Sabemos los universitarios qué si no hubieran “tronado” el Fideicomiso, la Universidad tendría recursos para pagar mejores salarios, otorgar más tiempos completos, mandar a sus profesores a capacitarse al extranjero y garantizar el ingreso gratuito de los alumnos… 

La Cuarta Transformación  

No hay traición de la 4T contra profesores universitarios y los sinaloenses como afirma Ana Luz Ruelas. Por el contrario, el presidente Obrador nos convoca a asumir nuestra responsabilidad: activar un Fideicomiso Pro-Jubilación Dinámica para poder que nuestros jubilados sigan gozando de la prestación. En eso estamos comprometidos los universitarios bien nacidos.   

Únicamente regresando a la constitución del Fideicomiso se logrará sanear las finanzas de la UAS y, garantizar por un lado el pago de la “jubilación” dinámica, y por otro usar los recursos del presupuesto para mejorar salarios y prestaciones de los trabajadores en activo. Orita no se puede: Los mil 500 millones que se destinan anualmente a la “Jubilación Dinámica” abre un impresionante boquete financiero a la UAS. 

Para el futuro Fondo o Fideicomiso tenemos que aportar nuestra parte como trabajadores en activo de la UAS y otra parte los jubilados y entender que, en ningún país del mundo, ninguna institución, otorga jubilaciones de retiro sin las aportaciones de sus beneficiados. Si Ruelas, Santamaría y Norzagaray no quieren ser solidarios con la UAS y se niegan a aportan los vamos a tener que sostener en calidad de “parásitos” o rémoras. Ni modo. Qué le vamos a hacer.  

A nosotros los Universitarios no nos serviría de nada un gobernador que esté peleado con el presidente Andrés Manuel López Obrador o que lo agreda o insulte en la campaña. Sería catastrófico para la UAS si ganara las elecciones Mario Zamora Gastélum, del PRI-PAN-PRD, pues es quien alienta la criminalización de la UAS y descalifica a Obrador ¿Verdad Ruelas?