Imelda Castro y René Bejarano arman la “tropa loca” contra Rocha

Porque no es congruente consigo misma -dime con quién andas y te diré quién eres-, hemos sido críticas del pobre desempeño de la “chapulinesca” Senadora de la República, Imelda Castro Castro, que, deseosa de enterrar su pasado político, montada ahora en la tropa loca de René Bejarano – “El Señor de las Ligas”- va por la cabeza de Rubén Rocha Moya, candidato de Morena al gobierno de Sinaloa.

No sorprende nada que quienes participaron en el “pronunciamiento” de este sábado con la lectura de querer “guillotinar” a Rocha, encabezado por la coronela de la tropa de Bejarano, Imelda Castro, no sean del equipo de Rocha Moya; buscan todos, eso sí, hacer ruido para que se les reelija, y sirven de este modo como tontos útiles a los intereses siniestros que se cocinan al interior de Morena, en donde ya se baraja que el gobernador Quirino Ordaz “mueve” a su antojo una corriente o tribu.

Somos de la idea de que la congruencia debe distinguir a las mujeres que practican la política para no ser arrastradas por los dislates, sello distintito de los políticos varones. 

Por esa razón es menester precisar que nadie cree en los afanes democratizadores y/o “transformadores” de Imelda Castro en Morena, por su pasado accidentado como dirigente del PRD, por ser devoradora del erario público como funcionaria del gobierno de Mario López Valdez, ex diputada local perredista y regidora del PRD en el ayuntamiento de Culiacán, con un aporte fenomenal a la “grilla” de barriada. 

Difícil créele a la mujer-política que en el 2010 se desgañitó buscando el apoyo de la sociedad para el “priista” Mario López Valdez, alfil de Juan S. Millán Lizárraga, en aquella alianza PAN-PRD-Convergencia, que derrotó al candidato del PRI-PVEM, Jesús Vizcarra Calderón. 

Imelda Castro fue funcionaria de Mario López Valdez del 2011 al 2013, tiempo en que “llovieron” críticas por el endeudamiento del gobierno estatal. Durante tres años, el silencio de Imelda fue de una abierta complicidad. El gobierno de Malova, decía, es el mejor, el que impulsa el empleo, la industria y la agroindustria. Después, lo acusaba de corrupto y despilfarrador del presupuesto público. Que estilo para cambiar de piel. Qué estilo. 

Dolida porque Morena no la postuló su candidata, en su nueva funda, Imelda Castro Castro va por la cabeza de Rubén Rocha Moya. Este sábado por la mañana armó a una conferencia de prensa con su “tropa loca” en la que abundaron los dislates y los discursos ramplones, pasados de moda. 

Imelda tiró ahí su ropa sucia y se elevó en la “santa purificación” de Morena, señalando con quien sí y con quien no, Rocha Moya y Morena pueden llegar a acuerdos políticos. 

Muy pésimo se vio la tropa de Bejarano. Apunte: Imelda Castro, el corrupto alcalde de Culiacán, Guillermo -El Químico- Benítez; la reluciente diputada Merary Villegas, la Prieta Yadira Marcos y otras más (entre todas no llenan una carrucha de electores), sincronizaron un complot contra Rubén Rocha Moya, a quien no quieren ver montado en la silla del Tercer Piso de Palacio de Gobierno. 

El chismerío se hizo presente en la conferencia de prensa. El enojo de la tropa Bejaranista nació porque el presidente Andrés ManueL López Obrador los dejó fuera de la jugada por el gobierno de Sinaloa y ahora arman “cuentos chinos” para que Morena los “calme” con el reparto de candidaturas. 

La candidata de René Bejarano al gobierno de Sinaloa lo era – ¡y lo es aún! –  la Senadora de la República, Imelda Castro Castro. Los dos vienen del PRD, partido en el que Bejarano logró construir la tribu de Izquierda Democrática.  

EL 3 de marzo de 2004, en el programa El Mañanero, conducido por Brozo, el diputado del PAN Federico Döring presentó un video en el que aparece René Bejarano recibiendo dinero del empresario argentino Carlos Ahumada. El 9 de noviembre de 2004, un juez 32 de lo penal, giró la orden de aprehensión. Y aunque parezca mentira, el 6 de julio del 2005 la “justicia mexicana” lo absolvió.   

En octubre del 2016, a la expectativa del 2018, Bejarano llegó a Sinaloa. Fue recibido por la ex diputada local y la regidora del PRD, Imelda Castro Castro. El Señor de las Ligas trajo el anuncio de la constitución del Movimiento Nacional por la Esperanza, al que presumió que se integrarían perredistas, morenistas, militantes del Movimiento Ciudadano y del Partido del Trabajo. Irma seguía firme en el PRD.  

Declaró René Bejarano que su Corriente de Izquierda Democrática seguía perteneciendo al partido, al PRD, y él la sigue encabezando.  

“El Movimiento Nacional por la Esperanza está creciendo más porque es una propuesta distinta, pero eso no quiere decir que nosotros nos estemos separando ni pretendamos separarnos del PRD. Seguimos teniendo nuestra militancia, pero este es un movimiento de otro carácter y más amplio; es una asociación civil”, detalló.  

La emigración a Morena se dio estratégicamente en el 2017. En el 2018, Bejarano a nivel nacional, pero sobre todo en el Distrito Federal (Ciudad de México), e Imelda Castro comenzaron a operar para Morena. Imelda es ungida candidata al Senado de la República por una concesión del presidente Andrés Manuel López Obrador a Bejarano, quien fue su secretario particular cuando fungió como jefe de gobierno del Distrito Federal.  

Para ir abriendo terreno, en el 2019 Bejarano arribó a Mazatlán –tierra del Guillermo “El Químico” Benítez- a promocionar a Imelda Castro como candidata de Morena al gobierno de Sinaloa. En el 2021, “en Sinaloa habrá alternancia y gobernará la izquierda”, expuso.  

El proyecto de Bejarano falló, tronó…pero no están conformes. Van con todo y contra todos, contra todo aquel que quiera apoyar a Rocha. En el fondo de los reniegos, dicen los que conocen a Imelda y Bejarano, está la intención de que Morena los llame para decirles que se calmen y que acomodaran a su tropa en cargos de elección popular.

Bejarano e Imelda van juntos. Dios los hace y ellos se juntan. Dime con quién andas y te diré quién eres… 

María Margarita Free del Castillo 

Publicado en Mujeres por Sinaloa