Quieren entregar migajas a las Universidades

Michoacán.- El diputado federal, Ignacio Campos Equihua informó que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) liberará este mes mil 600 millones de pesos para las universidades públicas del país, a fin de que éstas puedan cumplir con el pago de salarios de cerca de 70 mil trabajadores de las instituciones de educación superior.
La cantidad es considerada “ridícula” por rectores de las universidades públicas del centro y del sur del pais. En la zona noroeste el gobierno federal aún no cumple con los compromisos de apoyo a pactados desde el 2019 con algunas Universidades que por esa razón enfrentan un serio desequilibrio financiero.
El legislador participó de manera virtual en una reunión con los secretarios generales de sindicatos agrupados en la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios (Contu), en la que se abordó el tema del Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2021; ahí el también secretario de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública ofreció todo su respaldo a las instituciones públicas de educacion superior.
“Como profesor universitario me siento comprometido con la educación, no sólo con la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo que me ha dado tanto, sino en general con las diez universidades públicas estatales que pasan por un momento crítico. La Secretaría de Educación Pública (SEP) ya corroboró este apoyo, sólo se están definiendo los montos que irán a cada universidad”.
Campos Equihua destacó que esta es una prueba más de que el gobierno federal cumple con los compromisos que tiene en todo el país y abona al desarrollo de los estados sin distinción partidista; contrario a lo que en los últimos días han afirmado los gobernadores disidentes, “que se empeñan en desvirtuar los avances de la 4T”.
La CONTU amenazó con un paro nacional de universitarios en caso de que el gobierno federal no destine los recursos suficientes a las Universidades para pagar salarios y jubilaciones.
Las Universidad no necesitan migajas, sino el dinero suficiente para afrontar sus problemas que se han ido agravando por los recortes presupuestales.