Farsa y simulación el segundo informe Billy Chapman de Ahome

Los Mochis, Ahome, Sinaloa. – Acostumbrado al circo, maroma y teatro, el alcalde Manuel Guillermo Chapman Moreno simuló el martes la rendición de cuentas que guarda su caótica y errática administración en su segundo año del trienio.
En medio de las críticas de saqueos del erario publico, Chapman emitió un mensaje trillado y confesó que su familia le enseñó a no robar, mentir y estafar a personas de buena fe, prácticas que aún conserva por ser parte de su formación de negocios.
El alcalde que según el Instituto Nacional de Geografía, Informática y Estadística (Inegi) tiene un rechazo del 82 por ciento de la población ocultó el saqueo de Japama, la renta de maquinaria a particulares, el destrozo de la infraestructura municipal, el abandono de la red de drenaje sanitario, el robo del erario municipal por sus directores, la proliferación de empresas “fantasmas”, el disparo de gastos a proveedores, la contratación de empresas foráneas, las obras “patito” que se pulverizan en meses y el cobro de cuotas a empresarios para facilitar la tramitología.
Ahome es un municipio en donde la inseguridad es espantosa. Los delincuentes desaparecen mujeres y constantemente de encuentran fosas clandestinas “frescas”.
El alcalde satanizó a quienes considera sus enemigos políticos, cuando su formación es errática, sin que se conozca afiliación partidista y cuando es repudiado por toda clase de militancia.
Incluso restregó en los ahomenses el haberles entregado un municipio en ruinas para administrar y culpó a administraciones anteriores del desastre de su gobierno.
Calificó a su equipo de colaboradores como excelentes y magníficos, aunque ninguno está exento de acusaciones de ladrones, prepotentes, ineptos y rapaces.
Billy Chapman se caracteriza por correr a funcionarios municipales que no comulgan con su carácter “desparpajado”.
Pese a que sólo una poquísima cantidad de ahomenses apruebas su gobierno, Chapman Moreno declaró: “aquí estoy inamovible, con más conocimiento, más experiencia, más madurez, más enfocado, más determinado, apasionado y entregado a trabajar con ustedes por una vida más digna para todos”
Los 31 invitados a la rendición de cuentas, casi todos proveedores o prestanombres de funcionarios municipales, ensalzaron la mediocre y rapaz administración chapmista, que en dos años ha destrozado prácticamente Los Mochis y todas las sindicaturas.

Lidia Argüello.