La Reserva de Norzagaray

¿Sabe leer el ex asesor electoral Ernesto Hernández Norzagaray? ¿Ve y escucha bien? Si fue a la primaria y le funcionan bien sus sentidos de la vista y del oído, seguramente sabrá que la actriz Kate del Castillo, afirmó en su serie televisiva “Cuando Conocí al Chapo”, que nunca estuvo en Cosalá.

Resulta que en la línea del periodismo de difamación y calumnia y para intentar hacer un daño a la imagen de la UAS, Ernesto Hernández Norzagaray, dice que Kate sí dijo lo que no dijo. De ese tamaño es su mentira.

Para Norzagaray cada vez es más difícil seguir destilando mentiras sin ser desmentido y lanzar lodo contra la UAS, que en pocos años ha sido convertida en una universidad modelo, ejemplo a nivel nacional e internacional.

Ya no sabe cómo atacar cuando las evidencias hacen que se caigan sus mentiras y queda exhibido de cuerpo entero, en alma y sentimientos.

Que Kate del Castillo sí dijo lo que no dijo, es el argumento esgrimido por Norzagaray, en sus afanes locos por seguir atacando sin fundamento a la UAS.

Ya no es suficiente la descalificación contra Norzagaray que pierde su tiempo difamando a la UAS y a sus actores. Ahora lo importante es señalar que su grado de odio lo coloca al borde de la locura al persistir en distorsionar la realidad.

Insiste Norzagaray en decir que Kate del Castillo y Sean Penn se entrevistaron en la Reserva Ecológica de la UAS con el entonces líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera.

Y dice que “hay  fotos y testimonios de su paso por la Reserva ubicada en las estribaciones de la Sierra Madre Occidental”, fotos de Joaquín Guzmán, Kate del Castillo y Sean Penn

¿Dónde están esos retratos? ¿Dónde se publicaron? ¿Quién los tomó? 

En la serie televisiva “Cuando Conocí al Chapo”, Kate del Castillo afirmó que nunca estuvo en Cosalá.

Ismael Bojórquez, director de Río Doce, en la serie dice que se contactó telefónicamente con Kate del Castillo: “cuando ella tomó la llamada le dije soy Ismael Bojórquez, director de un periódico, del periódico Río Doce; oye Kate, nada más para preguntarte si estuviste recientemente en Sinaloa, tenemos entendido que estuviste por acá”.

-¿Sinaloa? Yo no he ido pa’ Sinaloa nunca.

¿No estuviste en la reserva de Cosalá?

-No para nada.

¿Tenemos la versión que estuviste por ahí?

-No sé dónde está Cosalá fíjate  ¿Oye como conseguiste este teléfono?

Lo conseguí en la ciudad de México

-Primero no me gusta que me hables a mi casa. Segundo yo a ti no te conozco y tercero cualquier tontería que ustedes estén inventando o diciendo a mí ya me tienen en verdad mal.

Kate dice:

“Si tomé esa conversación (llamada) pero a mí nunca me dijeron si era un periodista, no recuerdo que me hayan dicho que era periodista. Si me acuerdo que me hablaron. Realmente a mí me partió. Porque dije estos ya saben, ya saben que somos nosotros. Todo va a salir a la luz. Me sentí completamente impotente. Obviamente que le dije a Sean y le dije a todos me hablaron para decir esto, pero esta rarísimo porque dijeron Cosala y no Cosalá. Yo en mi mente dije este, este ha de ser un tipo de la DEA. O sea de esos gringos que no saben pronunciar bien. O sea que porque si es alguien de ahí saben perfectamente que no es Cosala sino Cosalá.

Pero Ernesto Hernández Norzagaray insiste e insiste en asegurar que si, que Kate corroboró que estuvo ahí ¿Qué lo mueve a mentir de nuevo? ¿Cuáles son sus motivos?

Es sumamente estúpido –no se puede llamar de otra manera-, el invento de Norzagaray de que estuvo ahí y de que los funcionarios que “facilitaron” el encuentro -¿Cuál?- deberían ser separados de sus cargos para rendir cuentas y abrir un expediente judicial.

En otras instancias, sería el propio Ernesto Hernández Norzagaray el que formaría parte de un expediente por mentirle a la sociedad y tal vez a la autoridad y estaría ante serios problemas judiciales. Pero no hay problemas. Se le otorga el goce de la libertad de expresión para que dé rienda suelta a sus difamaciones.

Afortunadamente la sociedad ya conoce a Ernesto Hernández Norzagaray. Sabe cómo se las gasta para mentir. Por fortuna el Consejo Universitario está integrado por gente pensante y actúa bajo argumentos sólidos no basados en mentiras.

En ese estatus privilegiado el Consejo Universitario es un referente de alianzas por y para la academia. Por y para el desarrollo institucional.

Es vergonzoso como Ernesto Hernández Norzagaray, el que se dice profesional de la comunicación, que presume o blasona de doctorados en el extranjero, con qué facilidad miente y escribe fantasías o medias verdades.

Es entonces, la falsa presencia de Kate del Castillo, Sean Penn y Joaquín Guzmán en la Reserva Ecológica de la UAS, una mentira que debería ser motivo de investigación para saber por qué ese interés que raya en lo enfermizo por difamar a la UAS y que existe en el fondo de esta trama de calumnias contra el alma mater.

Kate ya dijo, nunca estuvo en Cosalá ¿Qué más quiere Norzagaray? ¿Que realice otro filme en el que diga que sí?

Pobre. Pobre Norzagaray. Nada más falta que culpe de asesinos a los funcionarios de la UAS. Ganas no le faltan. Imaginación y perversidad le sobran. El odio lo mueve a atacar con tanta fiereza e insistencia a la UAS y a sus funcionarios que ya está listo para el siquiátrico.