Fundación Produce, el lucro por delante

Fundación Produce Sinaloa elevó su estatus a “empresa de lucro”, la cual siembra con agua, semilla, y fertilizantes regalados por los módulos de riego y empresas de agroquímicos en tierras de instituciones de educación superior y técnicas, simulando investigación agrícola, muy alejados de los cuerpos de académicos e investigadores y de estudiantes de los planteles de enseñanza.

La Fundación (Asociación Civil) fue fundada en Sinaloa 1995 por Francisco Labastida Ochoa. En funciones de titular de la Sagarpa y la Segob, Labastida le dio rango nacional. Fue creada para “controlar” el sector productivo y para beneficiar a unos cuantos con los programas y subsidios al campo.

En Sinaloa Fundación Produce funciona como una empresa privada. Ventajosa. Sus “técnicos” e investigadores maniobran y adulteran información de falsos “campos de experimentación”; y se quedan con las cosechas, repartiéndose las ganancias de la producción que no le cuesta nada, y que contabilizan por partida doble: una que arroja ganancias y otra pérdidas.

Fundación Produce maneja un millonario presupuesto (los recursos lo ocultan a los productores del sector social y privado) y en Sinaloa recibe un porcentaje del impuesto predial rústico que se aplica a los productores cuando entregan sus cosechas.

Esta cuota está sustentada desde 1995 en un convenio que se ha ido renovando año con año entre las organizaciones agrícolas afiliadas a Caades y a la Liga de Comunidades Agrarias, y sus respectivos comités municipales campesinos como apoyo a la investigación, validación y transferencia de tecnología a favor del campo sinaloense.

Para desgracia de los productores, nada más se les descuentan las cuotas pero nunca se informa en que se aplican. Los beneficios de Fundación Producen son acaparados por unos cuantos, la llamada élite agrícola.

Aparte de su presupuesto anual, Fundación Produce recibe recursos o subsidios, previa gestión y presentación de proyectos, de las diferentes instancias del gobierno federal y estatal, para impulsar o desarrollar programas en el sector agrícola, ganadero y pesquero.

El principal argumento de Fundación Produce Sinaloa para pedir dinero y apoyo es su hipotético o falso apoyo a algunas instituciones de enseñanza superior y de nivel técnico, en las que se “filtró” para explotar las tierras escolares y para lucrar y engañar a los productores con variedades de semilla de dudosa calidad.

Emilio González Gastélum, dirigente de la Coordinadora Única de Productores Agrícolas de Sinaloa, dijo que “organismos de investigación agrícolas están estancados ante los nulos resultados para que productores puedan acceder a distintas variedades de semillas para cultivos adecuados a los suelos de Sinaloa”.

Denunció que no hay semillas de frijol, sorgo, garbanzo, maíz, entre otras simientes que garanticen buena germinación.

La realidad es que el personal de Fundación Produce Sinaloa (incluido el INIFAP) está cebado. Los trinquetes que realizan usando el nombre de la Fundación y de algunas instituciones de enseñanza superior les dejan cada ciclo agrícola millonarios utilidades.

Sus principales centros de operación para “cuajar sus grandes negocios” son las instituciones de enseñanza, a las que llegan a ofrecer apoyo para el desarrollo de actividades académicas, científicas y tecnológicas relacionadas con la agricultura, la ganadería y la pesca.

Creyendo que en verdad existe la voluntad de apoyar a las escuelas, las autoridades educativas ceden espacios para la siembra de sus terrenos escolares, los cuales Fundación Produce disfraza de “campos experimentales”; a los predios no permiten el ingreso ni de maestros ni de alumnos.

Fundación Produce Sinaloa cultiva esas tierras con semillas de diferentes variedades, que le son “donadas” por empresas, a cuyos dueños les interesa que Fundación Produce “certifique” y valide sus rendimientos para vendérselos a los productores del sector privado y social.

También recibe regalados fertilizantes, pues a los agroempresarios les urge que sus productos sean certificados para que alcancen un buen precio en el mercado agrícola.

Para la siembra de los predios, con disfraz de “campos experimentales”, Fundación Produce recibe el agua regalada de los módulos de riego porque se supone que la usan para fines de investigación y que les servirá a los productores para contar con mejores variedades agrícolas.

El agua para riesgo también les es obsequiada porque argumentan que es para “apoyar” a las instituciones de enseñanza.

Las cosechas en los falsos “campos experimentales” se realizan sin vigilancia de nadie, sin la presencia incluso de los productores de la zona, salvo los interesados en vender sus semillas y fertilizantes.

En las tareas de cosecha se impide que los responsables de las instituciones de enseñanza verifiquen el tonelaje arrojado por cada una de las variedades.

Al último, en el reporte entregado a Fundación Produce (México o Culiacán) y a los productores agrícolas se “especifican” los éxitos de los falsos “campos experimentales”. Para fines comerciales se adjudica a cada variedad (sorgo, maíz, trigo), una alta producción. Tonelajes a veces increíbles, por lo que los ejidatarios y pequeños propietarios compran estas variedades, que por lo general son “débiles” ante el azote de plagas y enfermedades.

A los propietarios de los predios, principalmente a las instituciones de enseñanza, les argumentan que los “experimentos” fracasaron, que las variedades arrojaron mínimos rendimientos o se siniestraron.

Reportan, además, contabilidades falsas, en las que incluyen “altos costos de producción”, cuando en realidad la inversión que realiza Fundación Produce es nula.

El negocio es redondo. Va viento en popa. Fundación Produce Sinaloa es una empresa lucrativa que engaña a los productores y que no apoya la investigación agrícola mucho menos a las instituciones de enseñanza.

¿Quién se queda con las ganancias de las cosechas? ¿En que se invierten los millones de pesos del presupuesto de la Fundación? ¿Quién se clava la cuota de los productores? ¿En que cuenta bancaria se alojan los recursos que “jala”, baja u obtiene Fundación Produce con el argumento de que va a apoyar a las instituciones de enseñanza?