Tere Guerra ¿asesora de Vizcarra?

O jalan o se ahorcan. O los difamo, mejor dicho. Tal parece que es la amenaza que comenzó a lanzar la ex diputada del PRD y abogada laborista, Teresa Guerra Ochoa, a los directores de las instituciones de enseñanza de Sinaloa: desesperada porque “se le acabó el agua al bule” al sexenio malovista, del que disfrazada y abiertamente fue aliada, busca por todos los medios conseguir contratos de “asesoría académica” en la Universidad de Occidente, Ictasin, Cobaes, Conalep y la Universidad Indígena.

No se sabe si Quirino Ordaz Coppel le permitirá a Tere Guerra se filtre, en forma directa o triangulada, en las esferas del poder, para obtener privilegios. Todo puede suceder. Por lo pronto en la SEPyC sus “mil máscaras” son ampliamente conocidas.

A la ex diputada del PRD le urge –le es necesario- estar en la nómina de varias instituciones de educación para sostener su caro tren de vida y su botarga de luchadora social con estatus de millonaria. Su jugada está en el aire: le deben algo; en el 2010 le sirvió al ahora ex gobernador Mario López Valdez, del PAN-PRD, para atacar al candidato del PRI-PVEM, Jesús Vizcarra Calderón.

En el 2010, ella, con su disfraz de “comunicadora” o “crítica” en dos medios de comunicación, en Línea Directa y El Debate, y su hermano, Juan Nicasio Guerra, como personaje “clave” del PRD, sirvieron al proyecto de Malova: Lincharon públicamente a Quirino Ordaz y acusaron de corrupto al entonces gobernador Jesús Aguilar Padilla, en cuyo gabinete trabajaba Quirino Ordaz en funciones de secretario de Administración y Finanzas.

En el 2016 Tere Guerra formó parte del gabinete de apoyo “informativo” de Quirino Ordaz. Su tarea fue difamar al candidato del PAS-MC, Héctor Melesio Cuén Ojeda. Pero no se sabe si le va a ir bien y si Quirino Ordaz, Jesús Vizcarra y Jesús Aguilar le vayan a perdonar las afrentas del 2010. Si fue usada en el 2016 no quiere decir que le vayan a abrir las puertas del gobierno estatal y de las universidades para que haga negocios “laborales” o de “asesoría” a sus anchas.

Pero es tan cínica que es capaz de ir a pedirle trabajo a Jesús Vizcarra de “asesora” para apoyarlo jurídicamente con el virtual despido de trabajadores o para no hacerle ruido cuando algún trabajador demande al consorcio Viz ¿Se imaginan? ¿Tere Guerra asesora de Vizcarra?

Como en la UAS ya la conocen y ahí saben de sus artimañas legaloides (no goza de crédito y su desprestigio es mayúsculo al interior de esta universidad), la desfamada perredista comenzó a tocar puertas “drásticamente”, con su clásico ejercicio seudoperiodístico: o me dan lo que quiero o los golpeo por la radio o El Debate. Es su estilo. Estar en los medios le ha servicio para ganar dinero y llevar un tren de vida de rica.

La perredista y abogada empuja sus litigios con golpeteos “informativos”. Es común que recurra a la difamación y la calumnia.

A Sylvia Paz Díaz Camacho, de la UdeO le tiene agarrada la medida. Se le quiere filtrar como asesora contra los trabajadores so pena de irse en su contra si no accede a sus pretensiones económicas.

A Francisco Frías Castro, el nefasto titular de la SEPyC, que fue nombrado titular del ICATSIN, prácticamente ya le pidió trabajo. Lo va a ayudar contra el personal que van a despedir y le dijo que lo “cuidará” en El Debate y en Línea Directa. A todos le está prometiendo lo mismo: que no los va a atacar.

Simultáneamente a su busca de “chamba”, la ex diputada Tere Guerra le sirve de “oreja” a Malova. La amistad de Tere Guerra con el ex gobernador es irrompible. Gozó en el pasado sexenio de prebendas y el ahora ex gobernador la dejó cubrirse de una aureola de luchadora social mientras hacían negocios laborales.

La única vez que Tere Guerra tuvo problemas con Malova fue cuando fue a ofrecer sus servicios legales y de apoyo “periodístico” a los ex trabajadores del Ingenio Mochis, a los que prometió “meter a la cárcel a los Elizondo”. De inmediato recibió una reprimenda y dejó a los trabajadores colgados de la brocha. Los Elizondo son amigos y protegidos de Malova y de los dueños de El Debate, quienes le prestan un espacio a Tere Guerra para que difame y haga sus negocios.

No está claro si Jesús Vizcarra, amigo personal del gobernador Quirino Ordaz Coppel, esté o no conforme con el papel destructivo que juega Tere Guerra en los dos órganos de comunicación que más daño público le han causado a él, Vizcarra, y a su familia.

Si esta claro de que la ex diputada del PRD anda desesperada porque sus ingresos económicos comenzaron a disminuir…