Demandarán penalmente a Medrano y Tere Guerra por descuentos del Fideicomiso

Porque los reales luchadores sociales y verdaderos defensores de la universidad no los debe mover el afán de lucro personal ni cobrar por gestorías ni por salvaguardar los derechos o intereses de ninguna persona, trabajadores jubilados y en activo de la Universidad Autónoma de Sinaloa exigirán a Marco Antonio Medrado Palazuelos y María Teresa Guerra Ochoa la devolución de los descuentos aplicados a los montos económicos individuales que regresó el Fideicomiso para la Jubilación Dinámica de la UAS.

La exigencia de los universitarios se canalizará a la Procuraduría General de Justicia de Sinaloa y a la Comisión Nacional de Derechos Humanos y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y otras instancias legales. Copia de la petición se entregará a las autoridades de la Junta Estatal de Conciliación y Arbitraje.

La demanda contra Marco Antonio Medrano se sustentará en su título de supuesto dirigente “legítimo” de la Sección Administrativos del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma de Sinaloa, tal y como él se ha hecho llamar. Contra María Teresa Guerra en su calidad de aparente luchadora social y por sus vínculos con despachos jurídicos que participaron en la “presión legal” para lograr la desaparición del Fideicomiso para la Jubilación Dinámica y el regreso de las aportaciones individuales de trabajadores jubilados y empleados en activo de la UAS.

A Teresa Guerra se le señala, en el formato de la demanda, como la principal instigadora o promotora “pública” en la desaparición del Fideicomiso que le daba vialidad financiera a la Jubilación Dinámica de los Trabajadores.

En una primera reunión de trabajadores en activo y jubilados interesados en que se les regrese los recursos descontados, se precisó que a la fecha van colectadas más de 200 firmas de universitarios perjudicados con los descuentos, quienes exigen a través de un documento firmado la devolución de su dinero.

El documento dice:

¡POR EL REGRESO DE NUESTRO DINERO!

C. INGENIERO MARCO ANTONIO MEDRANO  PALAZUELOS

C. DOCTORA MARIA TERESA GUERRA OCHOA

Los abajo firmantes, trabajadores jubilados, académicos y administrativos en activo de la Universidad Autónoma de Sinaloa, exigimos a ustedes, con apego a nuestros derechos, la devolución inmediata de los porcentajes descontados por ustedes, a través de terceras personas o despachos jurídicos, que participaron en el juicio interpuesto en contra de la UAS/Fideicomiso para la Jubilación Dinámica.

Los demandantes, insistimos, jubilados y trabajadores en activo, jamás fuimos notificados por escrito, formalmente, de la contratación de dichos despachos ni nos dieron a conocer los nombres de los responsables de los bufetes jurídicos, así como tampoco nunca se nos explicó debidamente que parte o porcentaje del monto total de nuestras aportaciones irían a parar a terceros o a particulares, cuya identidad nada más ustedes conocen.

La exigencia del regreso de nuestra parte descontada de los cheques de devolución del Fideicomiso la hacemos bajo el entendido de que ustedes dijeron que encabezaban una supuesta lucha social, sin ánimo de lucro

Hacemos a ustedes las siguientes consideraciones.

  1. El 2007 fue creado el Fideicomiso para la Jubilación Dinámica para darle sustento a esta prestación económica, que recaía y ahora vuelve a recaer directamente en el presupuesto de la Universidad Autónoma de Sinaloa. La creación del Fideicomiso tenía como propósito aliviar la carga de la Jubilación Dinámica y que en un futuro los trabajadores en activo y los de nuevo ingreso no tuvieran problemas para recibir su salario completo, como si estuvieran en activo, como pago de jubilación una vez alcanzada la edad o el tiempo legal de retiro
  2. Un grupo de universitarios, retirados y en activo, encabezados por ustedes y la Asociación de Jubilados manifestaron su inconformidad por el Fideicomiso argumentando que se lo estaban robando y se dedicaron a recabar firmas y documentación para interponer una demanda en contra del Fondo; ustedes manejaron también la versión que el recurso que estábamos aportando no era necesario para mantener la  prestación o jubilación dinámica.
  3. Después de un litigio de varios años las autoridades consideraron que todo aquel trabajador que no deseara aportar al Fideicomiso podría reclamar la devolución de su dinero previa demanda personal.
  4. Ustedes a título personal, sin previo aviso, canalizaron al parecer las demandas a despachos jurídicos ocultándonos el hecho, insistiendo, haciéndonos creer que era una lucha social sin fines mercantilistas o de cobro a los jubilados y empleados en activo de la UAS. Días después ustedes nos hacen saber directamente o a través de terceros que cobrarían “una pequeña cantidad simbólica” para cubrir pequeños gastos administrativos como papelería y otros rubros.
  5.  Al concluir el primer proceso o paquete de demandas, el cual fue favorable para nosotros como trabajadores demandantes, ustedes ahora sí, sin especificar nombres ni responsables ni de abogados ni de despachos, nos comunicaron que del total de las aportaciones devueltas referentes al fideicomiso y propiedad de los demandantes, deberíamos “otorgar obligadamente” porcentajes que oscilaron a lo último entre el 15 y el hasta el 40 por ciento, supuestamente para cubrir honorarios de abogados o bufetes jurídicos, lo cual lo consideramos injusto, arbitrario e ilegal, por considerar que ustedes, decían, encabezar una lucha social y por las luchas sociales no se cobra. No se hace negocio.
  6. Al momento que jubilados y los trabajadores en activo acudían a la Junta Local de Conciliación y Arbitraje por sus cheques, eran prácticamente “secuestrados” por personal que colabora con ustedes y eran “escoltados” al banco más cercano para cambiar su cheque y “pagar” el litigio, según decían, a los abogados y despachos, cuyos nombres a estas alturas desconocemos; debido a la negativa de algunos compañeros a “pagar” su gente optaba por amedrentarlos y ejercer presión para “descontarles” el mayor porcentaje posible del dinero devuelto.
  7. Durante 6 años, desde 2010 a la fecha, usted, Marco Antonio Medrano, se ha proclamado secretario general “legitimo” del Sindicato Administrativos de la UAS y dice encabezar un Comité Ejecutivo que se encarga de defender y velar por los intereses de los trabajadores; si es el dirigente sindical verdadero y su bandera ha sido siempre, según dice, la defensa irrestricta de sus representados ¿Por qué se nos  cobraron, en todo su conjunto,  sumas millonarias en un proceso legal el cual era su obligación como supuesta autoridad sindical dar curso y solución sin cobrar ni un solo centavo?
  8. Usted María Teresa Guerra Ochoa se ha ostentado como defensora de los universitarios ¿Por qué permitió y participó esta canallada en contra de los trabajadores? Los descuentos son injustificados, un vil atraco, cuando son promovidos por gente que dice encabezar luchas sociales y que se nombran defensores p protectores de la clase trabajadora.
  9. La mayoría de los trabajadores universitarios que demandaron a la UAS/Fideicomiso en los despachos jurídicos que la universidad puso gratuitamente a su disposición, las aportaciones individuales y sus intereses fueron regresados íntegros, en su totalidad, sin ningún descuento. Ustedes que se dicen  “defensores de los trabajadores” nos quitaron 15, 20, 30 y hasta el 40 por ciento de nuestro dinero, y la institución a la que ustedes acusaban de estar robándose el Fideicomiso, no descontó ni un centavo.

Nos queda claro que nadie se robó el Fideicomiso, que estaba en una cuenta bancaria, y que todo el proceso encaminado a su devolución se convirtió en un jugoso negocio, en el cual nosotros salimos perjudicados. Nos queda claro a estas alturas que no fue una lucha social ni en pro de los universitarios la que ustedes encabezaron sino un plan muy buen armado para llevarse un porcentaje de las aportaciones del Fideicomiso en contubernio con abogados, cuyos nombres aún desconocemos. Fuimos engañados.

Por lo tanto…

Exigimos a  ustedes que de manera inmediata nos sea reembolsado la totalidad de los recursos pertenecientes a la devolución de las aportaciones del Fideicomiso para la Jubilación Dinámica de la Universidad Autónoma de Sinaloa, a reserva de proceder penalmente contra quien resulte responsable del fraude maquinado del que fuimos objeto.

A la reunión a la que GREMIO tuvo acceso acudieron dos abogados que llevaran la defensa jurídica de los jubilados y trabajadores en activo perjudicados con los descuentos de sus cheques regresados por el Fideicomiso para la Jubilación Dinámica.

Se acordó hacer llegar la demanda a la Procuraduría General de Justicia de Sinaloa y a la CNDE y a la CIDH la primera semana de enero del 2017. La idea -dijeron los perjudicados- es juntar unas 500 firmas de afectados.

Copias de las demandas penales se harán llegar a Quirino Ordaz Coppel en funciones de gobernador de Sinaloa.